Skip to main content

Cinderella man

PUBLICADO POR javier.franco | 11 February 2019 | DeportePsicologíaRendimiento

Braddock: El hombre que no se dejó tumbar

1, 2

Serie de artículos sobre Psicología Deportiva y Cine: Aviso al lector, en algunos casos podría suponer un "spoiler" o "contar partes importantes de la película". Analizamos las variables y habilidades que se ponen de manifiesto, que son relevantes en la psicológica deportiva.

Un boxeador que prometía, ya no es la estela de lo que fue. Brillante aspirante al título, perdió un combate importante y luego fue cosechando derrotas, pero continuó peleando, debido a que era la gran depresión y no había dinero. En uno de los combates, contra una joven promesa en ascenso, su entrenador antes del encuentro le recuerda sus momentos brillantes (rememoración éxitos anteriores)

- ¿quien fue el que venció a Lotzo?
- yo,
- ¿quien fue quien noqueo a Laltery en el noveno cuando nadie daba un duro por ti?
- imagino que yo. (verbalización) Infunde confianza a su pupilo.
Intenta subir su nivel de activación a través de la activación negativa, picándole, retándole:
- ¿ahora vas a estar asustado?
- no
- ¿preferirías estar en otro lugar?
- no. Le recuerda que se tiene que centrar en sus objetivos de realización de este encuentro:
- ¿qué vas a hacer al respecto?

Tiempo después, cuando ya había dejado completamente el boxeo, le ofrecen un último combate por dinero contra un adversario que va a luchar posteriormente contra el título de los pesos pesados. Es un combate que no puede ganar. No tienen otro púgil disponible para el combate y se lo ofrecen a él. Aunque en su carrera nunca fue noqueado, esta vez seguramente sí.

Conr Griffin vs James J. Braddock, 14 Junio 1934

Se encuentra muy relajado, muy animado, por la suma de dinero que va a conseguir sólo de participar, y poder despedirse del boxeo en el Madison Square Garden (Conr Griffin vs James J. Braddock, 14 Junio 1934). Además, vuelve al boxeo a un combate, que hace tiempo que no recordaba, las endorfinas recorren todo su cuerpo por la emoción, el placer de saber que va a poder alimentar y cuidar a su familia con todo ese dinero sólo por combatir, sin presión, se espera que le aplasten (expectativas ajustadas a realidad).

Le presentan al combate, mira al público, a ese espectacular estadio lleno de gente, expectante por el combate, sonrie, el placer de combatir recorre su cuerpo, respira y se prepara para dar un buen espectáculo, para dar lo mejor de si mismo (reto y motivación intrínseca).

Primer asalto, su entrenador le recuerda brevemente lo que tiene que hacer, lo importante, el plan de acción. Braddock mientras tanto visualiza esos golpes que tiene que dar, imaginando cómo sus puños golpean la cara de su adversario.

En el segundo y tercer asalto su entrenador le sigue dando las claves justas para el combate, que siga igual, con la misma táctica, moverse, traerle cerca y darle con la zurda. También le dice que su rival es más lento (más pesado y corpulento, lo cuál se nota).

En un momento del asalto, Griffin flojea, y Braddock se crece, su confianza ya alta, aumenta, y va a por su rival hasta que lo noquea... al número 2 de los pesos pesados.

Braddock reconoce tras el combate que su zurda se hizo más fuerte al tener que trabajar en el muelle con la derecha (su mano dominante) rota, lo cual hizo que tuviera buena pegada también con esta. Un entrenamiento indirecto pero específico y muy eficaz para el combate.

Una vez ganado el combate se le abre ligeramente la puerta del boxeo, todavía no tiene la licencia y a muchos nos les ha gustado que ganara al número 2, pero ciertamente meterle en un ring es un espectáculo que puede dar mucho dinero, y le dejan competir un nuevo combate... si gana podrá continuar, sino no. Su entrenador se lo dice claramente, "gana", lo cual le da a él la motivación para entrenar duro para llegar al combate en las mejores condiciones, y poder ganar (motivación básica). El combate es contra Lewis, que le ganó la última ocasión a él.

John Henry Lewis vs James J. Braddock, 16 Noviembre 1934)

Cada uno de los entrenadores les dan los consejos adecuados para el siguiente ring, potenciando sus fortalezas y atacando las debilidades del contrario. "Él es más rápido que tú, ponte delante y golpéale fuerte hasta que se vuelva más lento"

En el último combate contra Max Baer, el campeón. Braddock está nervioso, su mujer no quería que luchara por temor a que lo matara, como ya había hecho con otros dos boxeadores De camino al combate todo el vecindario le saluda y lo trata como un héroe, le dicen que están con él.

En el vestuario, su entrenador le vuelve a reforzar la confianza:
- ¿Quien gano a...?
- Braddock
- Correcto.
- ¿Quien derrotó a....? ¿Quien batió a... y le hizo papilla, refréscame la memoria?

Su mujer va al vestuario, entendiendo que sin su apoyo no puede ganar, su confianza no puede ser alta y su estrés (Preocupaciones por su mujer, interferencias externas) aumenta y no favorece la concentración en el ring.

(Max Baer vs James J. Braddock, 13 Junio 1935, Madison Squeare Garden)

Al entrar en el ring, hay un silencio sepulcral, pero finalmente todo el público aplaude y jalea a Braddock, pese a que los apostadores no piensan lo mismo. El entrenador le sigue indicando el plan de acción, las tres cosas más importantes en las que se tiene que centrar en cada asalto (métete dentro y golpéale), y lo que tiene que hacer para contrarrestar las dificultades (baja los codos si te golpea a las costillas, muy doloridas ya). Baer hace juego sucio (no "Fair Play"), le intenta distraer hablándole de su mujer, le pega en los testículos. Después de otro asalto, cuando Braddock está notablemente cansado y Baer le ha propinado muchos golpes, su entrenador le dice que sus amigos han venido a verle (le proporciona incentivos externos para ganar, motivación extrínseca) y le indica que ha perdido su ritmo y tiene que recuperarlo (le indica el plan de acción a seguir, los puntos importantes de nuevo)

En los últimos asaltos su entrenador le sigue dando aliento como puede "ve ahí y entiérralo", apelando a la motivación básica de ganar, de contentar a su familia, a su vecindario, a sus amigos, a su entrenador (motivación extrínseca).

En el penúltimo asalto el público jalea a Braddock, este se crece y casi tumba a Baer, que opta por seguir con el juego sucio y le da otro golpe en los testículos.

En el último asalto, el entrenador le dice que esta es su noche, que ya tiene casi título (le da confianza), pero le recuerda que tiene que evitar la derecha de Baer, muy potente y peligrosa (objetivos prioritarios). "Último asalto, no hay más. Hazlo bien y el título es tuyo". En los últimos golpeos, Braddock en un instante de descanso visualiza cómo golpea a su rival y lo tira contra la lona, lo ve claramente. Finalmente, no lo llega a tirar, pero aguantan ambos en pie hasta el final y el jurado y el público da la victoria y el título a Jimmy Braddock.

Referencias


1 Howard, Rob, "Cinderella Man, el hombre que no se dejó tumbar", [en línea], 2005, Disponible en la web: https://www.filmaffinity.com/es/film423984.html
2 Wikipedia, "James Braddock", [en línea], Noviembre 2018, Disponible en la web: https://es.wikipedia.org/wiki/James_J._Braddock

Comment